Solo en méxico le llamamos cajeta

En México conocemos como “cajeta” al delicioso dulce elaborado con leche de cabra, que originalmente viene de la Ciudad de Celaya. Adquirió el nombre por el recipiente de madera en que se almacena, llamado originalmente cajete. Según el diccionario académico, el vocablo deriva del náhuatl caxitl que la misma obra lo define como escudilla, plato o vasija honda, y por algún motivo el nombre del dulce de leche almacenado en un cajete, se convirtió solo en cajeta.

 

No solo el nombre es único, si no también su elaboración. Es preparado con leche de cabra en cazos de cobre, se le agrega azúcar, canela y se pude aderezar con alcohol o vainilla.

El origen de la cajeta se remonta a la época del virreinato en la Nueva España, cuando los españoles llegaron a la zona del bajío. Elaboraban dulces de leche basados en la tradición ibérica. Gracias a la fácil adaptación y proliferación del ganado caprino y el difícil acoplamiento de ganado vacuno el empleo de la leche de cabra sustituyó lo que en las recetas originales se basaba en la leche de vaca, dando origen a la tradicional cajeta de Celaya.

Una de las historias que nos cuentan los artesanos que colaboran con nosotros, es que los españoles que llegaron a las Haciendas de la zona, y enseñaron a la servidumbre a realizar el dulce y uno de ellos al buscar producir el dulce en su hogar para su propio consumo, utilizó la leche de cabra debido a que el ganado caprino abundaba en la zona, dando como resultado un dulce completamente diferente, con un mejor sabor y textura.

I00-dulce-de-leche-cajeta-arequipe-o-manjar-1200x400

“México es el único lugar del mundo en donde la cajeta es elaborada con leche de cabra.”

Decidió crear un envase para poder venderlo, utilizando laminas de madera pegadas y cocidas dando como resultado el “cajete”. Les entrego los cajetes a la gente de la zona para su comercializar en la estación del ferrocarril, lugar muy concurrido por la gente que se transportaba por el país. En el lugar, los vendedores gritaban “¡CAJETES, CAJETES!” para vender sus productos, pero debido a que su dialecto era el otomí, los compradores escuchaban la palabra “Cajeta”, dando como resultado el nacimiento del nombre que recibiría este dulce de leche que con el tiempo se fue haciendo muy famoso debido a su gran y único sabor.

Sea cual sea el origen del nombre, lo cierto es que para los mexicanos la palabra cajeta nos remite indudablemente a la ciudad de Celaya y a ese delicioso dulce hecho en cazo de cobre con leche de cabra.