Glorias que saben a Gloria

Las Glorias son unas deliciosas bolitas de dulce de leche envueltas en papel rojo.  Se prepara con leche pura o bronca de vaca o cabra, o una mezcla de ambas, en un cazo de cobre con azúcar y nuez picada.

Poco se sabe sobre la historia de estos deliciosos dulces, pero si existe una leyenda que se desarrolla en la ciudad de Linares ubicada en el sur del estado de Nuevo León. Cuenta la leyenda que Natalia medina Núñez y Melesio Pérez, dos habitantes de esa ciudad, empezaron en 1932 un pequeño negocio de marquetas, ella las preparaba y él las vendía en la plaza o de casa en casa a clientes regulares. Con el paso del tiempo ambos decidieron disolver su “sociedad”, para abrir sus propios negocios.

 

Don Melesio instaló la marquetería Pérez y doña Natalia La Salamanca. Doña Natalia entonces pensó en un producto nuevo y diferente, que fuera una alternativa más económica y pequeña que la marqueta; así surgieron las glorias. El procedimiento era el mismo, pero el resultado fue distinto, y más accesible para el consumidor.

El nuevo dulce tuvo tal aceptación que la gente que se acercaba Natalia para a pedirle los»dulces que saben a gloria», por eso se les quedó ese nombre.

También existe otra versión que indica que al registrar el nombre de su producto, Doña Natalia pensó en su nieta Gloria.

Es claro que no sabremos la historia real de estas delicias, pero si sabemos que son originarias de Linares y que lo que la caracteriza además de su extraordinario sabor es su envoltura en papel de celofán color rojo.